©
Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor
Hna Asumpta González Trujillano
I nició   el   noviciado   en   la   Casa   General   del   Instituto,   calle   Santa   Engracia   140,   en   Madrid,   el   18   de febrero   de   1903.   En   esa   ceremonia   era   costumbre   en   el   Instituto   cambiar   el   nombre   de   bautismo   por el   de   religión,   con   el   que   sería   nombrada   y   conocida   en   adelante.   Juliana   recibe   el   nombre   de   Hna. Asumpta.   Realizó   su   profesión   temporal   en   1905   en   la   Casa   Madre   y   pronunció   sus   votos   perpetuos en 1910 en la Casa que el Instituto tiene en La Coruña. J unto   con   la   Hna.   Asunción,   la   Hna.   Asumpta   fue   a   fundar   el   Colegio   de   Arenas   de   San   Pedro   y   allí permaneció   tres   años   como   profesora   de   labores.   Destinada   a   la   Casa   General,   desempeñó   el   oficio de sacristana. Q uienes   la   conocieron   personalmente   coinciden   en   resaltar   su   exactitud   en   el   deber,   su   capacidad   de sacrificio   por   un   gran   ideal,   sus   valores   espirituales,   acentuando   su   intimidad   con   Cristo.   Fidelísima   a la   Congregación   y   a   las   consignas   recibidas   de   sus   Superiores,   se   refugia   en   una   casa   de   la   calle Barquillo   junto   con   la   entonces   Superiora   General,   Madre   María   de   las   Victorias   Lage.   De   allí,   en   un intento   por   salvar   los   depósitos   de   las   dotes   y   el   escaso   capital   de   la   Congregación,   sale   por   encargo de   dicha   Madre   para   llevar   estos   valores   a   una   Embajada,   es   detenida   por   los   milicianos   y   encerrada en la checa de Fomento. T estigo    de    sus    días    de    prisión    es    la    entonces    Superiora    Provincial    de    las    Escolapias,    también encarcelada;   de   ella   son   estas   palabras:   "Tanto   me   ha   maravillado   la   manera   de   conducirse   Sor Asumpta,   su   espíritu   de   fortaleza   ante   el   sacrificio   y   ese   amor   tan   entrañable   a   la   Congregación lleno   de   respeto   para   los   Superiores   e   Instituto,   que   en   mis   ratos   de   conversación   con   mis religiosas   se   lo   describo".    Edificante   en   su   cautiverio,   no   piensa   en   la   suerte   que   correrá   su   persona, sufre   porque   la   Congregación   se   ha   quedado   despojada   de   lo   poco   que   tenía,   mas   luego   la   luz   se hace   en   su   alma   y   encuentra   algo   de   más   valor   que   ofrecer:   su   propia   vida.   La   religiosa   Escolapia, antes citada, se admira de la entereza con que nuestra Hermana espera la sentencia de muerte. S u   detención   ocurre   sobre   el   28   de   octubre   de   1936,   su   martirio,   quizá,   no   mucho   tiempo   después; no   sabemos   dónde   ni   cómo...   tampoco   el   lugar   de   su   tumba...   sólo   sabemos   que   su   vida   y   gloriosa muerte han dejado una estela que habla de fidelidad a un ideal, a un AMOR.  
L a   Hermana   Asumpta   nació   el   19   de   junio   de   1881   en   El   Barco   (Ávila) siendo   bautizada   el   30   del   mismo   mes   y   año.   Era   hija   legítima   de Anacleto   González   y   María   del   Rosario   Trujillano,   ambos   residentes   de   El Barco   de   Ávila.   Fue   confirmada   en   la   misma   parroquia   de   El   Barco   el   18 de junio de 1885. L a   Congregación   de   "Franciscanas   Misioneras   de   la   Madre   del   Divino Pastor",   fundada   por   la   Beata   María   Ana   Mogas   y   Fontcuberta,   se   instaló en   el   año   1900   en   El   Barco   de   Ávila,   regentando   un   colegio   para   la educación   de   la   niñez   y   juventud,   y   atendiendo,   con   prefe-rencia,   a   los más   necesitados,   según   el   estilo   y   carisma   de   su   Fundadora.   Juliana,   sin duda,   tuvo   conocimiento   y   trato   con   las   religiosas   que   allí   fueron   a ejercer   su   apostolado,   y   los   contactos   que   a   nivel   humano   y   espiritual mantuvo con ellas, le ayudaron en su decisión vocacional.
Volver